Reflection Through Broken Glass

 Homenajes :  1980 - a la fecha

white fade.png
white fade.png
1 circle.png

Vitrales de papel lustre

Collages hechos con papel lustre (2000 - 2015)

Se puede discutir si el viejo Matisse abrió una tercera vía para el collage cuando decidió pegar sus recortes de papel intensamente coloreados en composiciones deslumbrantes. En todo caso, yo no he dejado de tener en cuenta esta opción como bien puede verse en la serie de “Vitrales de papel lustre”.Estos collages, que recuerdan, como su nombre lo dice, las vidrieras de las catedrales góticas europeas, han sido hechos, todos, durante la última semana del año, utilizando los papeles lustre con que suelen envolverse los regalos navideños. Reciclaje ecologista, a la vez que homenaje a los collages de Matisse y a los artistas anónimos de la Edad Media.

magritte circle.png

Esto no es un Magritte

Collages y acuarela (2018)

Pocas pinturas del siglo XX han dado lugar a tanta literatura, paráfrasis, homenajes, caricaturas e interpretaciones de todo tipo –no hay más que pensar en el sesudo análisis que hizo Michel Foucault–como el cuadro (o la serie de cuadros, porque hizo muchos con esta misma idea) de René Magritte: Ceci n’est pas un pipe, también conocido como “La traición de las imágenes”. Dándole una vuelta de tuerca más a la obra y al concepto de ese saboteador silencioso que fue Magritte –acaso el menos escandaloso de los surrealistas– he hecho estos pequeños collages que son un homenaje a la sutil indagación del espacio entre la literatura y la imagen, la palabra y el significado, a la vez que una broma, muy a la manera del humor de cara de poker de Magritte.

cc.png

Homenajes

Collages (1980 – a la fecha)

Ofrenda más que vasallaje; ofrecimiento más que sumisión; admiración más que acatamiento; cortesía más que fidelidad; y mucho más que juramento, una consideración. Estos humildes homenajes hechos con papeles pegados son sólo una brevísima muestra de respeto al trabajo de algunos maestros del collage, incluido un homenaje a André Breton en su calidad de imago faber. Se trata de un guiño cómplice a sus autores, presentes o ausentes; un leve, azaroso y casual museo familiar. Honor, estímulo y recompensa… todo al mismo tiempo.